22 septiembre 2009

La Troya de Homero


Troya : Homero tendría razón.
John Kraft, investigador de la Universidad de Delaware y un grupo de geólogos encontraron en el año 2003 evidencia de una ciudad de la misma edad que la antigua Troya. Los investigadores analizaron los sedimentos que tras seguidas inundaciones habían sido desplazados por los ríos Simois y Scamander (hoy llamados Dumrek Su y Kara Menderes) sobre la bahía en donde, según Homero, estaba Troya.
La investigación de Kraft no es la primera : en 1873, el arqueólogo aficionado alemán Henri Schliemann, que confiaba a pie juntillas en los poemas de Homero, encontró escondidas en la colina de Hissarlik no una sino nueve ciudades superpuestas, entre las cuales identificó a Troya como la tercera, contando desde abajo. Kraft vino a hacer más precisos los notables descubrimientos del alemán y a asegurar que la Troya homérica correspondería al sexto estrato.
Y en estos días, y según consigna la Agencia de Noticias EFE , arqueólogos turcos encontraron los cadáveres de dos personas que se cree que cayeron en la primera línea defensiva de la mítica ciudad de Troya, destruida hace más de 3.000 años, en el oeste de Turquía, informó este martes la prensa local.
Los restos, hallados a 350 metros de profundidad debajo del castillo de Troya, son de un hombre y de una mujer.
El profesor Rustem Aslan, vicejefe del equipo de arqueólogos, explicó que es la primera vez que se han encontrado cadáveres que parecen proceder de la guerra de Troya (entre los siglos XIII y XI a. C).
"Si nuestras estimaciones son correctas, podemos afirmar que hemos encontrado las primeras víctimas de la guerra de Troya", agregó Aslan.

Fuente:
• http://www.elmostrador.cl/index.php?/noticias/articulo/arqueologos-encuentran-cadaveres-de-la-guerra-de-troya/
• http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/futuro/15-361-2003-02-09.html

1 comentario:

Michelle dijo...

Probablemente Homero tenía razon, sin embargo, las evidencias no son suficientes para confirmar la existencia de la mítica ciudad de Troya. Dos cadaveres encontrados a 350 metros de profundidad no son suficientes prubas. Para que la historia de Troya sea cierta, más de dos cadaveres deberían ser encontrados en el lugar. La época de ambos cadaveres aun no es reconocida. Por el otro lado, Henri Schliemann era un aficionado en la poesía del escritos Homero, por lo cual su aficionidad podrîa considerarse como una limitación para sus encuentros.